La tiranía de la belleza
Opinión

La tiranía de la belleza

De todos los argumentos que debían servirnos de consolación para soportar la terrible tragedia que significó perder una corona cuya ilusión nos duró (a nosotros, los colombianos, a quienes nos importan esas cosas) cuatro minutos, el más absurdo fue decir que “de todas maneras sabemos que las mujeres colombianas son las más lindas del planeta” porque no sólo olvida que el famoso concurso que se precia de ser “universal” nunca ha tenido representantes de Venus ni del asteroide B612, sino que ignora las mujeres que pueden verse en una tarde de verano en la Plaza de la Unión de Timisoara. Sigue leyendo